Media Contact

Ann Mullen, ACLU of MI Communications Director, amullen@aclumich.org, (313) 400-8562

 

March 7, 2019

ACLU y MIRC también le piden a la Junta de Apelaciones de Civiles de Grand Rapids que realice una Revisión completa de las interacciones de la Policía de Grand Rapids con ICE con respecto a Jilmar Ramos-Gómez y que hagan el proceso de apelación más accesible y justo.

La Unión Americana de Libertades Civiles de Michigan (ACLU) y el Centro de Derechos de los Inmigrantes de Michigan (MIRC) solicitaron a la Junta de Apelaciones de Civiles de Grand Rapids que revierta los hallazgos del Departamento de Policía de Grand Rapids (GRPD), que exoneró al capitán Curt VanderKooi, quien llamó al Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE) sobre Jilmar Ramos-Gómez, ciudadano de los Estados Unidos y condecorado veterano de combate de la Marina. ACLU y MIRC también le solicitaron a la Junta que realice una revisión exhaustiva de todas las interacciones de la policía con ICE con respecto al Sr. Ramos-Gómez, además de enmendar los reglamentos de la Junta para hacer el proceso de apelación más accesible y más justo para la ciudadanía.

«Cuando solicitamos una investigación del tratamiento atroz del Departamento de Policía de Grand Rapids del Sr. Ramos-Gómez, lo que queríamos era una investigación independiente» dijo Miriam Aukerman, abogada de la ACLU de Michigan.  «Lo que obtuvimos fue un encubrimiento. Las pruebas muestran que el Capitán VanderKooi le hablo a ICE porque el Sr. Ramos-Gómez es latino.  La falta de la investigación de Asuntos Internos de reconocer que fue discriminación de perfil racial, simple y sencillamente demuestra que la policía no puede vigilarse a sí mismo».

LEA LA APELACION A LA JUNTA DE APELACIONES DE CIVILES DE GRAND RAPIDS

La apelación a la Junta de Apelaciones de Civiles sigue a una investigación de Asuntos Internos del GRPD que encontró que el Capitán VanderKooi no violó la Política de Policía Imparcial de GRPD, a pesar de la documentación que demuestra que había pedido a ICE que verificara «el estatus» del Sr. Ramos-Gómez después de ver un informe de noticias de la televisión local, que incluía una foto del Sr. Ramos-Gómez que muestra que es latino. Los registros también muestran que el Capitán VanderKooi entrego al Sr. Ramos Gómez a ICE aunque el tenía su pasaporte de EEUU y otra identificación mostrando que es un veterano.   «Asuntos Internos le dio crédito a la excusa débil del Capitán VanderKooi, que fue que él se comunicó con ICE como parte de una investigación de terrorismo» dijo la abogada de MIRC, Hillary Scholten.  «Pero ICE no es la agencia apropiada de contactar, tampoco sugirió el Capitán VanderKooi que la situación era urgente o pregunto por más información más que su ‘estatus’.  Los mismos registros del GRPD indican que  el Sr. Ramos-Gómez no representaba un peligro y estaba experimentando un trastorno de estrés postraumático.  Pretender que esto no era discriminación de perfil racial es ignorar los hechos. Es crítico que la Junta haga una revisión completa de la investigación de Asuntos Internos y de su muy defectuoso resultado.

El Capitán VanderKooi ha sido puesto en suspensión administrativa luego de que el Administrador de la Ciudad Mark Washington le pidió a la oficina de Relaciones Laborales de la Ciudad que revisara la disciplina impuesta sobre la base de los cargos de "descortesía" contra el Capitán VanderKooi. El Capitán VanderKooi se refirió al Sr. Ramos-Gómez como "loco" y "desequilibrado", pero el propio GRPD no tomó ninguna medida disciplinaria aparte de que el Jefe de la Policía Interino Kiddle "abordó" el problema con el Capitán VanderKooi.

Además de apelar la exoneración del Capitán VanderKooi en la Unidad de Asuntos Internos, la ACLU y MIRC le solicitaron a la Junta que considere si otros empleados de GRPD, que no informaron los comentarios partidistas del Capitán VanderKooi y se hicieron de la vista gorda tocante el plan de detención y deportación de un ciudadano estadounidense por parte de ICE, e violaron las políticas de GRPD.  Las organizaciones también solicitaron a la Junta que revisara si la investigación de Asuntos Internos fue comprometida por conflictos de intereses, incluso si los agentes que revisaron el caso del Capitán VanderKooi tenían relaciones cercanas con él que afectaron su capacidad para realizar una investigación objetiva. La apelación solicitó además una revisión de las políticas y procedimientos de GRPD, incluyendo las políticas relacionadas con ICE el enredo y la capacitación inadecuada sobre el tratamiento de personas con discapacidades mentales.

La Junta de Apelación de Civiles, según las políticas de la Ciudad, no puede realizar su propia investigación, tener una audiencia probatoria ni recomendar disciplina. La carta de apelación señala que aunque la Junta «debe operar con las manos atadas a la espalda... este proceso de apelación, por inadecuado que sea, es el proceso que tenemos actualmente». La ACLU y MIRC pidieron a la Comisión de la Ciudad que fortalezca los poderes de la Junta «para que la policía sea verdaderamente responsable ante el público al que sirve». Mientras tanto, los grupos le pidieron a la Junta que cambie sus reglas para que las personas, incluyendo las personas perjudicadas por la policía, puedan presentar pruebas. La ACLU y MIRC también solicitan a la Junta que permita comentarios del público antes de votar sobre las apelaciones.

«Debemos hacer que este proceso de apelación sea más accesible y más justo para los ciudadanos de Grand Rapids» dijo Miriam Aukerman. «En este momento, los poderes de la Junta son tan limitados que solo puede escuchar a Asuntos Internos, no a personas que han sido perjudicadas. La responsabilidad requiere un proceso justo, y el proceso no es justo si la Junta escucha solo a la policía».

La próxima reunión de la Junta de Apelación de Civiles está programada para el 20 de Marzo, aunque es probable que la apelación del Sr. Ramos-Gómez no se escuche hasta la reunión del 17 de Abril.

Stay informed

ACLU of Michigan is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National