Media Contact

Dana Chicklas, (734) 945-8857, dchicklas@aclumich.org

August 23, 2019

 

DETROIT - La Unión Americana de Libertades Civiles de Michigan (ACLU) aplaude la política [hacía]   extranjeros del Departamento de Policía de Grand Rapids (GRPD) anunciada hoy. La política se produce después de que la ACLU y socios comunitarios han abogado durante mucho tiempo por una política para limitar el enredo entre el GRPD y el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas de los Estados Unidos (ICE). 

 

«Esta nueva política reconoce que la policía está aquí para servir a todos en la comunidad», dijo Miriam Aukerman, abogada con la ACLU de Michigan. «Los inmigrantes que necesitan ayuda de la policía no deberían temer, si llaman al 911, perderán a sus familias y sus vidas en Estados Unidos. Esta política reconoce que cuando la policía local se involucra en la aplicación de la ley de inmigración, socava la confianza de la comunidad, genera discriminación con perfiles raciales y hace que todos estén menos seguros». 

 

Esta política de GRPD, anunciada hoy, se adopta después que ICE encarcelara al ciudadano estadounidense y veterano del Cuerpo de los Marinos, Jilmar Ramos-Gómez, basándose en un chivatazo del Capitán de GRPD Curt VanderKooi. El Capitán VanderKooi le pidió a ICE que verificara el "estatus" del Sr. Ramos-Gómez, quien es Latino, a pesar de que fue arrestado mientras estaba en posesión de su pasaporte estadounidense y sus placas de identidad del Cuerpo de Marinos. El Sr. Ramos-Gómez pasó tres días en detención de ICE antes de que el abogado de su familia pudiera probar que era ciudadano estadounidense y asegurar su liberación. La Junta de Apelaciones Civiles de la Ciudad descubrió que el Capitán VanderKooi había discriminado contra el Sr. Ramos-Gómez. 

 

Según la nueva política, personas no podrán ser detenidas, interrogadas, arrestadas, registradas o detenidas únicamente por presuntas violaciones de ley de inmigración civil. En el caso del Sr. Ramos-Gómez, por ejemplo, al Capitán VanderKooi se le habría prohibido contactar a ICE simplemente porque pensaba que el Sr. Ramos-Gómez no estaba legalmente en el país. 

 

«Si bien lo que le sucedió a Jilmar nunca debería haber sucedido», dijo Aukerman, «nos complace que el GRPD esté tomando medidas para asegurarse de que nada de eso vuelva a suceder». 

 

Esta política también prohíbe a la policía investigar el estatus migratorio de una persona cuando busca servicios policiales. 

 

«Esta política mejorará la seguridad pública al alentar a las víctimas y testigos a presentarse independientemente de su estatus migratorio» dijo Aukerman. 

 

Stay informed

ACLU of Michigan is part of a network of affiliates

Learn more about ACLU National